Jueves, 22 de septiembre de 2011

Si tenemos atenciones con la piel, el hígado o el estómago... ¿Por qué no con el cerebro si es el órgano más importante de nuestro cuerpo? En el presente artículo se especifica qué hábitos son más saludables y cómo debemos cuidarlo.


Comentarios